Anselmo

Mi personaje de hoy es Anselmo de Canterbury (1033–1109)  uno de los teólogos más grandes del Medievo, nacido en Aosta, en el norte de Italia, pero educado en los mejores colegios de gramática y dialéctica en el norte de Francia, en Bec de Normandía, en cuya abadía benedictina ingresó a los 27 años de edad, donde era abad Lanfranco (1005–1089) (Francisco Lacueva, Diccionario Teológico Ilustrado, 57).

Baso mi interés por este teólogo en tres cosas:

1. El Método teológico, en concordacia con la dialéctica de su tiempo, con la tesis, antístesis, y la síntesis, Anselmo se plantea un problema teológico y trata de resolverlo mediante el uso de la razón, más que con la autoridad de las Escrituras o con la de los padres eclesiásticos. (Justo L. Gonzalez, Historia abreviada del pensamiento cristiano, 211). Cuando aún hoy encuentro libros como "fe razonable", "no dejes tu cerebro en la puerta", etc; doy gracias por personas como Anselmo que cambiaron un paradigma. Aún hoy en nuestras investigaciones nos planteamos una pregunta y tratamos de resolverla de manera razonable, aunque sin descuidar lo que se dice en las Escrituras.

2. Fe vrs, Razón. ¿Hay que entender para creer o creer para entender? personalmente soy partudario de lo primero, me cuesta creer algo que no entiendo. Me parece que es mucho más lógico de ese modo, pero desde Agustín se defiende la tesis de creer para comprender. Me parece que Anselmo, aunque afirma que no trata de demostrar para creer sino demostrar lo que cree ("él ya cree lo que trata de demostrar" (González, 209)) sí nos hace un gran favor al afirmar su clásica definición del discurso teológico: "fides quaerens intellectum" (la fe en busca de la inteligencia).

3. Cur Deus Homo, la más importante de sus obras en la que volviendo a la pregunta anterior de Gregorio de Nacianceno, «¿A quién se pagó el rescate?», Anselmo responde enfáticamente: La justicia divina exige una deuda que la humanidad pecadora debe pagarle a Dios (J. Jordan Henderson, «Substitution,» , Diccionario Bíblico Lexham). En clase veíamos que muy acorde al contexto histórico del feudalismo hacía énfasis en el honor ofendido: "todo aquel que peca debe pagar a Dios el honor que le ha quitado, y esta es la satisfacción que todo pecador debe ofrecer a Dios» (Anselmo, Cur Deus Homo 1,11)

Afirma el profesor González que la mayoría de los escritores posteriores han interpretado la obra de Cristo a la luz de la interpretación de Anselmo (González, 210), yo mismo creo así. me parece muy apegada a las Escrituras (Is 53.6; Jer 46.12; Luc 11.12, entre otros).

En clase también nos explicaba el Dr. Alfaro la forma como Anselmo construyó lo que después se conoció como el argumento ontológico, con el que se trata de demostrar la existencia de Dios, ¡tratando de convencer al necio del salmo! 

Como dice González en su última línea sobre él: "Con él entramos en una nueva era en la historia del pensamiento cristiano." (Gonzalez, 211)

ADONAY ROJAS ORTIZ
Pastor
http://adonayrojasortiz.blogspot.com

from Blogger https://ift.tt/7VtEk0W
via IFTTT

Anuncio publicitario

proceso de canonización de las Sagradas Escrituras

Lo primero que hay que resaltar sobre el tema es la palabra "proceso", este hecho de la canonización de la colección de textos considerados "sagrados", tanto para judíos (nuestro A.T.) como para cristianos (sumando el N.T. al canon hebreo) es consecuencia de un proceso que tardó varios siglos, en ambos casos. Lo segundo es separar la historia del texto (cómo se escribieron los libros) de la historia del canon (cómo esos libros llegaron a considerarse sagrados).

En el caso de las Escrituras en hebreo, es bien conocido que al hacerse la primera traducción al griego de los textos sagrados para los judíos, conocida como la septuaginta (y que también provoca el llamado canon griego del AT) o la versión de los LXX (la carta de Aristea, en el siglo II AC, da luz sobre la formación de la LXX (Lo Mejor de Ireneo de Lyon, pág 379)), ya se está reconociendo implícitamente un canon hebreo, que aunque "oficialmente" se da por cerrado en el sínodo de Jamnia (alrededor del 90 DC, (El Origen de La Biblia pág 64)) es un proceso que había iniciado desde los primeros días en que Moisés comienza a escribir la ley.

Papel preponderante jugó en esta historia el escriba Esdras, quien muy seguramente con ayuda de otros, y aprovechando el exilio en Babilonia se da a la tarea de coleccionar, y quizás también agrupar (Comentario Bı́blico Mundo Hispano Mateo, pág 16), los textos que ya en ese entonces eran considerados como sagrados. Daniel 9.2 (para muestra un botón) es una evidencia de la existencia de una colección de libros sagrados en el exilio.

Lo cierto es que en tiempos de Jesús ya eran muy bien conocidas las tres partes en que está dividida la TaNak (nuestro A.T. -biblia hebrea-).

Del Nuevo Testamento no se puede hablar de un proceso de canonización tan largo como el Antiguo. Los textos neotestamentarios que se terminaron de escribir en el siglo I, muy pronto son reconicidos como inspirados en las primitivas comunidades cristianas, la patristica da testimonio del uso que del evangelio y las epístolas hicieron los escritores cristianos aún antes de que promulgase una lista "oficial" de los textos que ya usaba la Iglesia. El Concilio de Cartago, por ejemplo, en el 397 tocó ese tema de la lista de los 27 libros del N.T. (Wayne Grudem, Teología Sistemática: Una Introducción a La Doctrina Bíblica, pag 64).

Por último quiero resaltar también que el canon no fue una decisión final de un sínodo o concilio, si esto se dio fue más bien para reconocer lo que ya el pueblo de fe practicaba.

Esta es una historia muy humana, sin por ello dajar de ser divina, Dios actuando en lo humano. En el caso del AT, Dios actuando entre los Isarelitas, y en caso del NT, Dios actuando en su Iglesia.

¿La comunidad de fe le otorga el caracter de sagrado al texto o lo descubre? ¿es el texto sagrado per se?

ADONAY ROJAS ORTIZ
Pastor
http://adonayrojasortiz.blogspot.com

Hola hermano Adonay, qué buen resumen hiciste, explicaste puntos que me ayudaron, gracias.

Primero resaltar tu comentario acerca del papel que tuvo el escriba Esdras durante el exilio, para agrupar los textos que ya se consideraban sagrados, esto no lo tenía en mi radar. Gracias.

Por otra parte, quiero preguntarte, con el ánimo de seguir aprendiendo juntos, dos cosas; en primer lugar, ¿Qué podrías decir acerca de que el primer canon fue del hereje Marción y que, como respuesta a este, la iglesia vio la necesidad de tener uno? 
Y en segundo lugar, ¿Qué fuentes citarías para validar tu afirmación acerca de que el canon no fue una decisión final de un concilio, sino de reconocer la fe que ya se practicaba?

Muchas gracias por leer mis comentarios y preguntas, quedo atento, Bendiciones. 

RESPUESTA:

Claro, en cuanto a lo que dices de Marción sí, así está documentado y definitivamente se puede considerar como una de las razones internas de la necesidad del canon, el hecho de que empezaran a circular listas de libros (yo no los llamaría canon, aunque para quien las publica pues alguna regla debían cumplir).

Lo otro se lo oí a unos biblistas en un taller de ciencias bíblicas en Bogotá, hace muchos años. Esteban Voth, Edesio Sánchez, Cosme D. Vivas, Alfredo Tepox, entre otros, estuvieron presentes en ese evento que comentó. Ellos repsrtieron un libro como memorias del taller y en él el Dr Plutarco Bonilla Acosta lo escribe en la página 186, al final de su texto sobre el canon del nuevo testamento:

"Hay que destacar que la aceptación definitiva del canon del Nuevo Testamento no se debió a las decisiones de los concilios. Lo que estos hicieron no fue sino reconocer y ratificar lo que ya estaba sucediendo en las diversas comunidades cristianas que formaban la iglesia universal."

Descubre La Biblia: Manual De Ciencias Biblicas (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1997).

from Blogger https://ift.tt/X0kAGbV
via IFTTT

Sobre el desarroolo de la cristología en los primeros cinco siglos

La Palabra de Dios no cambia, pero la doctrina es dinámica. ¿Cómo concibieron los primeros cristianos a Jesús? ¿Por qué lo adoraron? ¿Por qué usaron su nombre para el bautismo, la expulsión de demonios, etc? Desde el hecho mismo inicia la terea de interpretación con el relato inicial de los testigos oculares, la intención de algunos oyentes (y testigos también) de escribir en orden la historia de esos acontecimientos alrededor de Jesús, hasta la fijacion del canon neotestamentario. De modo que en el mismo Nuevo Testamento ya tenemos cierto desarrollo doctrinal enfocado en la identidad del Cristo. (Mt 16:13; Mr 4.41; Lc 5.21 y 7.49, 8.25; Jn 1:1 y 14, 20.31; Hec 10.36; Ro 9.5, 10.9; 1 Cor 12.3; Fil 2.11; Col 1.15; Hebreos 1; 1 Jn 5.1 y 20. entre otros)

Jesucristo es la manifestación en carne del único Dios verdadero, ¿cómo explicar eso con otras palabras? ¿cómo entiende esa frase cada persona? Y cuando se comienza a dar profundidad significativa a cada palabra, se multiplican las diversas interpretaciones. Y eso es normal porque procedemos de diversos contextos, culturas, religiones, etc… ¿Quién entonces pone los límites? Los consensos a los que llega la comunidad de fe, y es en el seno de ella donde podemos con paciencia, tolerancia, amor, y demás, procurar el alcance de la "unidad de la fe" (Ef 4.13, entiendo que aquí fe se refiere a cuerpo doctrinal)

En incipiente gnosticismo ya combatido por cartas como la de Colosenses o la 1 de Juan (solo por mencionar algo) era fruto de una amalgama de creencias (González, Historia abreviada del pensamiento Cristiano, 17) que ahora incorporaba al Cristo, pero interpretándolo a su modo, y muy distante al que expusieron, con su trasfondo judío, los primeros cristianos. A medida que el cristianismo avanza, y se alcanza con la doctrina de Cristo a otras cosmovisiones paganas, van surgiendo también las diversas doctrinas, unas más controversiales que otras, unas menos toleradas que otras, pero todas variadas. Unas provenientes de las religiones de misterio, otras de la filosofia griega, otras del judaísmo, y otras del mismo seno del cristianismo en que se desarrollaron varias escuelas interpretativas.

Difícil que todos entendamos "Cristo es Dios" exactamente de la misma manera. ¿Cómo meter dentro del monoteísmo de raíces judías la idea de que Jesús es Dios? En ese desarrollo del pensamiento sobre Cristo surge el ebionismo, el docetismo, el adopcionismo, el morquianismo dinámico, el monarquianismo modalístico, el arrianismo (de las que tengamos noticias), y ¡todas antes de Nicea! Pero la discusión no termina ahí (González, Breve historia de las doctrinas cristianas, 96) surgieron las dicusiones sobre el cuerpo y el ama de Jesús (el apolinarismo), sobre la doble naturaleza y la ralacióny distinción entre ellas (el nestorianismo, hasta llegar a los eutiques), y la formulación del credo de Calcedonia en el 451.

Como plantea en su introducción el profesor González: "parece que la función principal de las doctrinas en crear división entre nosotros·"  También en ella nos plantea otra reflexión: "la principal fuente de la doctrina cristiana no es la especulación teológica, sino el culto cristiano".

En mi breve paso por la gran ciudad de México tuve la oportunidad de leer el libro "La visión de los vencidos", una serie de traducciones de documentos que narran cómo observaron y vivieron los aztecas, y sus vecinos, la llegada de los españolesa sus tierras. Eso me dió otra perspectiva  histórica, porque definitivamente la historia depende de quien la cuente.

¿Cómo nos hubieran contado los hechos aquellos que hoy son tildados de "herejes" y sus posturas (o supuestas posturas) de "aberrantes"?

ADONAY ROJAS ORTIZ
Pastor
http://adonayrojasortiz.blogspot.com

from Blogger https://ift.tt/BbaEPAU
via IFTTT

EL LOGOS

LOGOS3056

(λόγος)

LA PALABRA DEL MENSAJE CRISTIANO

Logos significa palabra. El Cuarto Evangelio usa este vocablo en sentido técnico cuando llama a Jesús El Verbo; pero antes de ocuparnos con este uso especial de logos, necesitamos estudiar su utilización ordinaria en el NT. Naturalmente, esta es una de las palabras griegas más comunes, pero, aún así, cuanto más la estudiemos, más veremos la riqueza que contiene su significado.

Ho logos, la palabra, llega a ser casi sinónimo de mensaje cristiano. Marcos nos dice que Jesús predicaba la palabra a las multitudes (Mr. 2:2). En la parábola del sembrador, la semilla era la palabra (Mr. 4:14). La tarea de Pablo y de sus compañeros era predicar la palabra (Hch. 14:25). Muy a menudo se le llama palabra de Dios (Lc. 5:1; 11:28; Jn. 10:35; Hch. 4:31; 6:7; 13:44; 1 Co. 14:36; He. 13:7). Algunas veces, es la palabra del Señor (1 Ts. 4:15; 2 Ts. 3:1). Y, una vez, es la palabra de Cristo (Col. 3:16). Ahora bien, en griego, el genitivo puede ser subjetivo u objetivo. Si estos genitivos son subjetivos las frases significan: la palabra que Dios dio, la palabra que el Señor dio, la palabra que Cristo dio. Si son objetivos, significan: la palabra que dice de Dios, del Señor y de Cristo. Con toda probabilidad, tanto los significados subjetivos como los objetivos están implicados en estas frases, lo cual quiere decir que el mensaje cristiano, el logos, la palabra, es algo que viene de Dios; no es un descubrimiento del hombre, sino un don de Dios. Y es algo que dice de Dios, algo que el hombre no podía haber descubierto por sí mismo.

El hecho mismo de que logos sea casi sinónimo de mensaje cristiano, ya es significativo, pues, evidentemente, quiere decir que este mensaje es hablado, y, por tanto, no aprendido de un libro, sino transmitido de persona a persona. Papías, el escritor cristiano del siglo II, dice que aprendió más de vivir la palabra de Dios y de perseverar en ella, que de cualquier libro. El mensaje cristiano viene muchísimo más a menudo a través de la personalidad viva que a través de las páginas escritas o impresas.

Esta palabra, este logos, tiene ciertos oficios.

(I) La palabra juzga (Jn. 12:48). Un viejo catecismo pregunta qué sucederá a quien haga caso omiso de las verdades detalladas en él. Su respuesta es: la condenación, y de las más grandes, por cuanto el lector ya no puede alegar ignorancia. Saber de la verdad no es solamente un privilegio; es, también, una responsabilidad que recae sobre nosotros.

(II) La palabra purifica (Jn. 15:3; 1 Ti. 4:5). Purifica, desenmascarando el mal e indicando el camino de hacer el bien. La palabra corrige lo erróneo y exhorta a conducirse rectamente. Purifica en el sentido de que procura desarraigar los viejos defectos e infundir aliento para ir en pos de nuevas virtudes.

(III) A través de la palabra viene la creencia (Hch. 4:4). Ningún hombre puede creer en el mensaje cristiano hasta que no lo haya oído. La palabra es la que da a un hombre la oportunidad de creer; y, habiéndola oído, tiene el deber de darla a conocer a otros para que también crean.

(IV) La palabra es el agente del nuevo nacimiento (1 P. 1:23). Una cosa es cierta, como G. K. Chesterton dijo: «Sea un hombre lo que sea, no es lo que debe ser» (según Dios). Tiene que ser cambiado tan radicalmente, que ese cambio puede únicamente llamarse nuevo nacimiento, y la palabra es el primer agente en esta tremenda operación recreadora.

El estudio de la palabra logos llega a ser de primera necesidad cuando conocemos lo que el NT dice sobre cuál ha de ser nuestra actitud para con ella.

(I) El logos debe ser oído (Mt. 13:20; Hch. 13:7, 44). El cristiano tiene impuesto el deber de escuchar. Entre las múltiples voces del mundo, debe afinar el oído para distinguir lo que es mensaje de Dios. El cristiano nunca se dará la oportunidad de conocer si, previamente, no se da la de escuchar.

(II) El logos debe ser recibido (Lc. 8:13; Stg. 1:21; Hch. 8:14; 11:1; 17:11). Hay una forma de escuchar que es puramente superficial. O la corriente de palabras resbala sobre el oyente, por no hacerle efecto alguno, o escucha y se desentiende del asunto por considerar que no le sirve para nada. El mensaje cristiano no debe ser únicamente escuchado, sino también introducido en el corazón y en la mente, i.e. incorporado.

(III) El logos debe ser afianzado (Lc. 8:13). Los griegos decían que «el tiempo todo lo borra». Una palabra puede ser oída, aceptada y, más tarde o más temprano, borrada por el paso del tiempo. El mensaje cristiano debe ser deliberadamente retenido. Ha de ocupar en la mente un lugar privilegiado. Ha de pensarse en él, meditarse, para que nunca se pierda.

(IV) El logos es para permanecer en él (Jn. 8:31). Cada hombre tiene su propio círculo de pensamientos e ideas en que vive, se mueve y tiene su razón de ser; en que descansa su vida y por el que dirige sus actividades. El mensaje cristiano debe ser aquello en y por lo que un hombre viva.

(V) El logos debe ser cumplido (Jn. 8:51; 14:23; 1 Jn. 2:5; Ap. 3:8). El mensaje cristiano es más que materia de conocimiento para la mente; es dirección para la vida. Se realiza en la acción, no en la especulación. Demanda obediencia. No es meramente algo para pensar; es una ética y una ley para ser acatadas.

(VI) El logos debe ser testificado (Hch. 8:25; Ap. 1:2). Es algo de lo que toda la vida de un hombre es testigo. Un hombre solamente demostrará que lo ha aceptado, viviéndolo. Sea cual fuere la sociedad de este hombre y el lugar que ocupe en ella, toda su vida y su acción deben decir del logos: «Yo sé que es verdadero, de lo cual doy fe».

(VII) El logos debe ser servido (Hch. 6:4). El logos impone deberes. No es algo que un hombre acepta para sí, y nada más; es algo que ese hombre debe anhelar llevar a otros. No es algo que únicamente trae salud a su alma, sino algo por lo que debe estar dispuesto a consumir su vida.

(VIII) El logos debe ser anunciado. Dos palabras son especialmente usadas al respecto. 2 Ti. 4:2 usa la palabra kerussein, que es la utilizada con referencia a un heraldo que está proclamando algo. En Hechos 15:36 y 17:13 se emplea kataggellein, que es la palabra usada cuando se trata de una declaración oficial y autoritativa. La proclamación debe ser hecha con autoridad y con certeza, porque, cuando anunciamos el mensaje cristiano a otros, no partimos de: «Así digo yo», sino de «así dice el Señor».

(IX) El logos debe ser hablado con denuedo (Hch. 4:29; Fil. 1:14). Hace algún tiempo se publicó un libro con el sugestivo título de No Más Apologías. Esto bien podría significar que hemos estado demasiado ansiosos de enfrentarnos a medias con el mundo, que hemos tratado demasiado de afinar el mensaje cristiano para los oídos del mundo, que lo hemos aguado y mutilado a fin de hacerlo menos exigente y, por tanto, más atractivo. Debería haber cierta inflexibilidad de calidad en nuestra proclamación del logos.

(X) El logos debe ser enseñado (Hch. 18:11). El mensaje cristiano principia con la proclamación, pero debe seguir con la explicación. Una de las más graves flaquezas de la iglesia es que hay demasiadas personas que no saben lo que significa cristianismo ni lo que éste cree ni lo que representa; y una de las mayores faltas de la predicación es que, a menudo, exhorta a los hombres a ser cristianos sin enseñarles lo que es el cristianismo. La enseñanza constituye una parte esencial del mensaje cristiano.

(XI) El logos debe ser llevado a la práctica (Stg. 1:22). El mensaje cristiano no es, exclusivamente, para la calma del estudio, para la disección de la cátedra, para las acrobacias mentales del grupo de discusión. Es para vivirlo cotidianamente.

(XII) El logos puede ser causa de persecución y sufrimiento (1 Ts. 1:6; Ap. 1:9). No es probable que tengamos que morir por nuestra fe; pero tendremos que vivir por ella, y pueden venir tiempos en que tengamos que escoger entre lo fácil y lo recto.

Si nuestra relación con el logos implica obligaciones, estará inevitablemente expuesta a los fracasos.

(I) En el logos puede dejarse de creer (1 P. 2:8), porque el oyente piense que es demasiado bueno para creerlo o porque, en su creencia fundada en los deseos más que en los hechos, no quiere que sea cierto, ya que el logos condena su vida y busca cambiarla.

(II) El logos puede ser tanto arrebatado como ahogado (Mt. 13:22; cf. Mr. 4:15). Las tentaciones, los impulsos, las pasiones de la vida, pueden hacer a un hombre olvidar el mensaje cristiano poco después de oírlo. Las actividades, los cuidados, afanes y placeres del vivir pueden tomar tanto de la existencia de una persona, que el mensaje cristiano se ahoga en ella porque no tiene dónde alentar.

(III) El logos puede ser falsificado y adulterado (2 Co. 2:17; 4:2). Siempre que un hombre comience a escucharse y, por tanto, a dejar de escuchar a Dios, su versión del mensaje cristiano será distorsionada e inadecuada. Siempre que olvide someter sus conceptos e ideas a la prueba de la Palabra del Espíritu de Dios, producirá una versión del mensaje cristiano que será suya, pero no de Dios. Si continúa obrando así, acabará por amar a su pequeño sistema más que a la verdad de Dios.

(IV) El logos puede ser invalidado (Mr. 7:13). Es fatalmente fácil desplazar el mensaje cristiano, obscurecerlo con interpretaciones humanas, complicar su sencillez a base de condiciones, reservas y aclaraciones. Siempre que consideremos el mensaje cristiano como algo con lo que tenemos que efectuar un acuerdo, más bien que como algo a lo que nos tenemos que rendir, corremos el riesgo de hacerlo ineficaz. Sin «sometimiento» al mensaje, éste no puede hacer ni lograr su pleno efecto.

Cuando examinamos el contenido del mensaje cristiano en el NT, empezamos a apreciar, como nunca, las riquezas de esta fe que se nos ofrece. La palabra logos se emplea en el Nuevo Testamento por lo menos con siete genitivos diferentes, los cuales expresan en qué consiste el mensaje. Veámoslos.

(I) El mensaje cristiano es una palabra de buenas nuevas (Hch. 15:7). Nos trae tales noticias de Dios, que hacen al corazón cantar de gozo. El día más grande de la vida de un hombre es aquel en que descubre el amor. El mensaje cristiano conduce al hombre a descubrir nada menos que el amor de Dios.

(II) El mensaje cristiano es una palabra de verdad (Jn. 17:7; Ef. 1:13; Stg. 1:8). Toda la vida es una búsqueda profunda de la verdad. «¿Qué es la verdad?», preguntó el burlón de Pilato, y no aguardó la respuesta. Puede que sea así; pero la vida resultaría intolerable si no hubiera estrellas fijas. El mensaje cristiano infunde seguridad al hombre.

(III) El mensaje cristiano es una palabra de vida (Fil. 2:16). El mensaje cristiano capacita al hombre para dejar de existir y comenzar a vivir. Le da Vida, con V mayúscula.

(IV) El mensaje cristiano es una palabra de justicia (He. 5:13) que dice al hombre dónde queda la bondad; le muestra lo que es misericordia; le da nuevas normas de vida; lo capacita para enriquecerlas y le da poder para cumplirlas.

(V) El mensaje cristiano es una palabra de reconciliación (2 Co. 5:19). La misma esencia de esta declaración es que Dios no se considera nuestro enemigo: es nuestro amigo. No se trata de que Dios necesitará reconciliarse con nosotros; el NT nunca dice eso. Eramos nosotros quienes necesitábamos ser reconciliados con Dios. La gran dádiva del mensaje cristiano es quitar la enajenación del hombre respecto de Dios y hacer posible la más grande las amistades.

(VI) El mensaje cristiano es una palabra de salvación (Hch. 13:26). Es la palabra de rescate. Rescata al hombre de los lazos del mal que lo maniataban. Lo potencia para vencer las tentaciones y obrar rectamente y con cordura. Lo libra del castigo que hubiera recaído sobre él si Dios le hubiese tratado según justicia y razón, y no con amor. Lo eleva sobre el estado mortecino en que se encuentra en esta vida, estado en que se hubiera encontrado en la otra.

(VII) El mensaje cristiano es la palabra de la cruz (1 Co. 1:18). Es la historia de uno que murió por los hombres. Es la historia de un amor que no se detuvo ante el sacrificio y que, por tanto, demuestra no haber nada que Dios no arrostre, sufra o sacrifique por amor al hombre. El corazón del logos cristiano es la cruz.

En el NT hay un uso técnico de la palabra logos. Está en el prólogo del Cuarto Evangelio, y culmina en la gran declaración: «La Palabra (logos) fue hecha carne, y habitó entre nosotros» (Jn. 1:14). Esta es una de las afirmaciones más trascendentales del NT, y tendremos que profundizar en ella si queremos apoderarnos de algo de su significado.

(I) Debemos empezar recordando que, en griego, logos tiene dos significados: palabra y razón, y ambos se entretejen juntamente.

(II) Comencemos por el trasfondo judío de esta palabra. En el pensamiento judío, una palabra no era simplemente un sonido articulado que expresa una idea: la palabra hacía cosas. La palabra de Dios no es un mero sonido: es una causa eficiente. En el relato de la creación, la palabra de Dios crea. Dios dijo: sea la luz; y fue la luz (Gn. 1:3). Por la palabra de Dios, fueron hechos los cielos … porque él dijo, y fue hecho (Sal. 33:6, 9). Envió su palabra, y los sanó (Sal. 107:20). La palabra de Dios hace lo que él quiere (Is. 55:11). Debemos recordar siempre que, en el pensamiento judío, la palabra de Dios no sólo decía, también hacía.

(III) Hubo un tiempo en que los judíos hablaban arameo porque habían olvidado su lengua hebrea. Por tanto, fue necesario traducir las Escrituras al arameo. Estas traducciones se llaman Targums. Ahora bien, como, en la simplicidad del AT, se atribuían a Dios sentimientos, acciones, reacciones y pensamientos al estilo de los hombres, los artífices de los Targums sintieron que todo esto aplicado al Altísimo seguía siendo demasiado humano, y, entonces, comenzaron a usar una circunlocución para expresar el nombre de Dios, es decir, no hablaban de Dios, sino de la Palabra, la memra de Dios, dando lugar a lo siguiente: en Ex. 19:17, los Targums dicen que Moisés sacó del campamento al pueblo para encontrarse con la memra, la Palabra de Dios, en vez de con Dios. En Dt. 9:3, la palabra de Dios, la memra, es fuego consumidor. En Is. 48:13 leemos: Mi mano fundó también la tierra y midió los cielos. Y en los Targums se dice: Por mi Palabra, mi memra, he fundado la tierra, y por mi fuerza he suspendido los cielos. El resultado fue que las escrituras judías, en su forma popular, se llenaron de la frase: La Palabra, la memra de Dios; y la palabra estaba siempre haciendo, no meramente diciendo.

(IV) Recordemos que palabra y razón están entrelazadas. En el pensamiento judío hay otra gran concepción: la de Sabiduría (sophia). Esto es así mayormente en Proverbios. Dios con sabiduría fundó la tierra (Pr. 3:13–20). El gran pasaje está en 8:1–9, donde la sabiduría existe desde siempre; antes que la tierra lo fuera, la sabiduría estaba con Dios. Esta idea se encuentra muy desarrollada en los libros escritos entre los dos Testamentos. En Eclesiástico 1:1–10 se dice que la Sabiduría fue concebida antes de todas las cosas, y que está derramada sobre toda la creación. En la Sabiduría de Salomón, la Sabiduría lo hace todo (9:12). La Sabiduría fue el instrumento de Dios en la creación y está entretejida con toda ella.

De este modo, en el pensamiento judío tenemos dos grandes concepciones respaldando la idea de Jesus como la Palabra, el logos de Dios. Primera, la Palabra de Dios no es únicamente discurso: es poder. Segunda, resulta imposible separar las ideas de Palabra y Sabiduría; y la Sabiduría de Dios fue lo que creó y penetró el universo que él hizo.

Al final del siglo I, la iglesia tuvo que hacer frente a un serio problema de comunicación. La iglesia se originó en el judaísmo, pero necesitaba presentar su mensaje a un mundo griego, que las categorías del judaísmo le eran ajenas. Como Goodspeed indica: «Un griego que quisiera ser cristiano estaba obligado a aceptar a Cristo, el Mesías. Naturalmente, preguntaría qué significaba eso, y hubiese habido que darle un cursillo de apocalíptica judía. ¿No había otra forma de introducirle directamente en los valores de la civilización cristiana sin ser siempre dirigido, podríamos incluso decir desviado, a través del judaísmo? ¿Debía el cristianismo utilizar siempre un vocabulario judío?» Alrededor del año 100 d. de J.C., hubo un hombre en Efeso, llamado Juan, que advirtió el problema. Este hombre fue quizás la mente más grande de la iglesia cristiana; y, repentinamente, vio la solución. Tanto judíos como griegos tenían la concepción del logos de Dios, ¿no podrían aunarse las dos ideas? Veamos el trasfondo griego con que trabajó Juan.

(I) Por el año 560 a. de J.C., hubo un filósofo griego, llamado Heráclito, que también vivió en Efeso. Este pensador concebía el mundo como un flujo. Todo está cambiando continuamente; no hay nada estático en el mundo. Pero, si todo cambia sin cesar, ¿por qué no es el mundo un completo y absoluto caos? Su respuesta fue: «Todo sucede conforme al logos«. En el mundo operan una razón y una mente; esa mente es la de Dios, es el logos de Dios; y el logos es el que hace que el universo sea un cosmos ordenado, y no un confuso caos.

(II) Esta idea de una mente, una razón, un logos, gobernando el mundo fascinaba a los griegos. Anaxágoras habló de la mente (nous) que «todo lo gobierna». Platón decía que el logos de Dios era el que mantenía los planetas en sus órbitas y el que traía de vuelta las estaciones y los años en sus tiempos determinados. Pero fueron los estoicos, que estaban en su apogeo cuando el NT fue escrito, quienes amaron apasionadamente esta concepción. Para ellos el logos de Dios «vagaba—como Cleanto decía—por todas las cosas». El curso de los tiempos, de las estaciones, de las mareas, de las estrellas, en fin, de todo, era ordenado por el logos; el logos fue el que introdujo la razón en el mundo. Posteriormente, la propia mente del hombre era una pequeña porción del logos: «La razón no es otra cosa que una partícula del espíritu divino inmersa en el cuerpo humano», dijo Séneca. El logos fue el que puso la razón en el universo y en el hombre; y este logos era la mente de Dios.

(III) Esta concepción llegó a su clímax con Filón, un judío alejandrino que fusionó el método de pensamiento hebreo con los conceptos griegos. Para Filón el logos de Dios estaba «inscrito y grabado en la constitución de todas las cosas». El logos es «el guardián por medio del que el piloto del universo gobierna todas las cosas». «Los hombres se igualan en su capacidad de entender al logos«. «El logos es el sumo sacerdote que pone las almas ante Dios». El logos es el puente entre el hombre y Dios.

Ahora podemos ver lo que Juan estaba haciendo por medio de su importantísima y profunda declaración: «La Palabra fue hecha carne».

(I) Estaba vistiendo al cristianismo con un ropaje que un griego podía interpretar. He aquí un desafío para nosotros. El rehusó seguir expresando el cristianismo por medio de las anticuadas categorías del judaísmo, y usó categorías que, en su tiempo, se conocían y entendían. Una y otra vez la iglesia ha fracasado en esta tarea (de expresar las mismas ideas con distintas categorías) por pereza mental, por miedo a cortar las amarras del pasado, por huir de alguna posible herejía; pero «el hombre que quiera descubrir un nuevo continente tiene que aceptar el riesgo de navegar por un mar que no está en la carta». Si, en cualquier tiempo, hemos de hablar a las gentes del mensaje cristiano, debemos utilizar un lenguaje que puedan entender. Esto es precisamente lo que Juan hizo.

(II) El autor del Cuarto Evangelio estaba dándonos una nueva cristología. Llamando a Jesús logos, Juan declaraba que (a) Jesús es el poder creador de Dios venido a los hombres. Jesús no sólo habló la palabra de conocimiento: El es la palabra de poder. Jesús no vino tanto para decirnos cosas como para hacer cosas por nosotros. (b) Jesucristo es la mente de Dios encarnada. Podríamos bien traducir las palabras de Juan: «La mente de Dios se hizo hombre». Una palabra es siempre «la expresión de un pensamiento», y Jesús es la perfecta expresión del pensamiento de Dios para los hombres.

Haremos bien en redescubrir y predicar otra vez a Jesucristo como el logos, la Palabra de Dios.

 William Barclay, Palabras Griegas Del Nuevo Testamento – Su Uso Y Su Significado (El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones, 1977), 136–144.

ADONAY ROJAS ORTIZ
Pastor
http://adonayrojasortiz.blogspot.com

from Blogger https://ift.tt/JXMQbAz
via IFTTT

Limpio corazón

Iglesia Pentecostal Unida Latinoamericana. Poughkeepsie, NY. Lunes 1 de Agosto de 2022.

LIMPIO CORAZÓN

Bienaventurados los de limpio corazón,
porque ellos verán a Dios.

(Mateo 5.8)

Solo quien nace de nuevo tiene un corazón puro

Esta bienaventuranza va a la par con la que nos escribe Pablo: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos. Bienaventurado el hombre a quien el Señor no culpa de pecado. ¿Que le veremos? ¡Es un hecho! Apocalipsis dice que sus siervos verán su rostro y su nombre estará en sus frentes. Juan ya había escrito en su primera epístola: Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es. Frente a las preguntas ¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? el mismo salmista responde: el limpio de manos y puro de corazón; el que no ha elevado su alma a cosas vanas, ni jurado con engaño. Él recibirá bendición de Jehová  y justicia del Dios de salvación. Tal es la generación de los que lo buscan, de los que buscan tu rostro, Dios de Jacob. El puro de corazón pertenece a esa generación que anhela lo divino. DLB

¡Que el Señor Jesucristo nos regale a todos un hermoso día hoy!

Maranatha…

¡Gracia y Paz!

Adonay Rojas Ortiz
Pastor
7869853401
691 Main Street
Poughkeepsie, NY12603
Jueves 7.30 PM Estudio Bíblico
Domingos 10 AM Oración y 11 AM Celebración familiar.
https://www.facebook.com/ipulpoughkeepsie
https://www.youtube.com/channel/UCAXtuxhqjkBvw7COLuyZjRQ

ADONAY ROJAS ORTIZ
Pastor
http://adonayrojasortiz.blogspot.com

from Blogger https://ift.tt/EO5LlMh
via IFTTT

JUSTICIA

Iglesia Pentecostal Unida Latinoamericana. Poughkeepsie, NY. Miércoles 27 de Julio de 2022.

JUSTICIA

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia,
porque serán saciados.

(Mateo 5.6)

Si quieres que el mundo cambie, cambia tu

Muchos toman esta frase «hambre y sed de justicia» como excusa para ser justicieros, es decir, aplicar justicia por sus propias manos, pero olvidando que al hacerlo  ya se está cometiendo una injusticia, pues se está pasando por alto la autoridad que ha sido delegada para eso. Además, recordemos que la Biblia dice: no te vengarás ni guardarás rencor y no os venguéis vosotros mismos. También dice que la ira del hombre no obra la justicia de Dios. El deseo de establecer la justicia en la tierra debe empezar por mí mismo, que yo sea verdaderamente justo. El hambriento y sediento de justicia quiere comportarse como Dios desea que lo haga, anhela hacer la voluntad divina, deleitarse en la obediencia a la Palabra de Dios. Pero como la Biblia establece que no hay justo, ni aún uno, entonces solo podemos ser declarados justos en virtud de la obra de Cristo. Solo hay uno que justifica al que es de la fe de Jesús. Quien anhela justicia debe reconocer que necesita ser justificado. Si quieres que el mundo cambie, cambia tú. DLB

¡Que el Señor Jesucristo nos regale a todos un hermoso día hoy!

Maranatha…

¡Gracia y Paz!

Adonay Rojas Ortiz
Pastor
7869853401
691 Main Street
Poughkeepsie, NY12603
Jueves 7.30 PM Estudio Bíblico
Domingos 10 AM Oración y 11 AM Celebración familiar.
https://www.facebook.com/ipulpoughkeepsie
https://www.youtube.com/channel/UCAXtuxhqjkBvw7COLuyZjRQ

ADONAY ROJAS ORTIZ
Pastor
http://adonayrojasortiz.blogspot.com

from Blogger https://ift.tt/ZD2KY8z
via IFTTT

MANSOS

Iglesia Pentecostal Unida Latinoamericana. Poughkeepsie, NY. Jueves 21 de Julio de 2022.

LOS MANSOS

Bienaventurados los mansos,
porque recibirán la tierra por heredad..

(Mateo 5.5)

En la mansedumbre no hay debilidad, sino sabiduría.

¿Sabía usted que en la Biblia solo se nos habla de dos hombres mansos? El primero de ellos fue Moisés, quien en más de una ocasión recibió reclamos y hasta insultos, pero no perdió la compostura, ¡hasta sus hermanos se sublevaron contra él! Y el segundo es el mismo Señor Jesucristo, nuestro modelo. Él fue el que se atrevió a decir: aprendan de mí que soy manso. Moisés fue tipo de Cristo. La mansedumbre tiene que ver con el carácter apacible de alguien. Pablo nos recuerda esa mansedumbre de Cristo: os ruego por la mansedumbre y ternura de Cristo. Pedro nos da un ejemplo de ese carácter en Jesús: Cuando lo maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino que encomendaba la causa al que juzga justamente. Esta característica del espíritu de Cristo debe formar parte de nuestro carácter cristiano, de nuestro verdadero ADN pentecostal. Si el espíritu de Cristo de verdad mora en nosotros, la mansedumbre debe manifestarse, y lo hará en los momentos más difíciles de nuestra vida.

¡Que el Señor Jesucristo nos regale a todos un hermoso día hoy!

Maranatha…

¡Gracia y Paz!

Adonay Rojas Ortiz
Pastor
7869853401
691 Main Street
Poughkeepsie, NY12603
Jueves 7.30 PM Estudio Bíblico
Domingos 10 AM Oración y 11 AM Celebración familiar.
https://www.facebook.com/ipulpoughkeepsie
https://www.youtube.com/channel/UCAXtuxhqjkBvw7COLuyZjRQ

ADONAY ROJAS ORTIZ
Pastor
http://adonayrojasortiz.blogspot.com

from Blogger https://ift.tt/rXxPcb8
via IFTTT

POBRES

Iglesia Pentecostal Unida Latinoamericana. Poughkeepsie, NY. Lunes 18 de Julio de 2022.

POBRES

Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

(Mateo 5.3)

Condiciones para ser realmente felices

La primera condición para recibir cualquier cosa es ser humilde. El orgulloso no es capaz de recibir nada, porque él no quiere nada regalado, él se lo quiere ganar. El orgulloso no es capaz de reconocer que está necesitado, él quiere aparentar que no necesita de nada de nadie. La palabra utilizada por Mateo para pobres, es una palabra griega que equivale a alguien que no tiene absolutamente nada, y un pobre en espíritu es quien ha perdido toda confianza en sus propias habilidades, capacidades, espirituales, no cree en su propia auto-justicia y entonces no le queda otra más que confiar plenamente en lo que Dios pueda hacer por él. Pobre en espíritu es el que comprende su absoluta miseria espiritual y no puede esperar nada bueno de sí mismo. Es aquella persona que con un corazón humillado (al cual Dios no rechaza), y con profunda reverencia, se acerca a oír la voz de Dios. La bendición de Dios es solo para quienes podemos comprender el significado de la gracia, un regalo inmerecido, y lo recibimos. DLB.
¡Que el Señor Jesucristo nos regale a todos un hermoso día hoy!

Maranatha…

¡Gracia y Paz!

Adonay Rojas Ortiz
Pastor
7869853401
691 Main Street
Poughkeepsie, NY12603
Jueves 7.30 PM Estudio Bíblico
Domingos 10 AM Oración y 11 AM Celebración familiar.
https://www.facebook.com/ipulpoughkeepsie
https://www.youtube.com/channel/UCAXtuxhqjkBvw7COLuyZjRQ

ADONAY ROJAS ORTIZ
Pastor
http://adonayrojasortiz.blogspot.com

from Blogger https://ift.tt/aHvXegF
via IFTTT

LLORAN

Iglesia Pentecostal Unida Latinoamericana. Poughkeepsie, NY. Martes 19 de Julio de 2022.

LOS QUE LLORAN

Bienaventurados los que lloran,
porque recibirán consolación.

(Mateo 5.4)

¿Cuál es la verdadera razón de tu llanto?

El poder de la lágrimas, el valor espiritual del llanto, etc. Las lágrimas, el lloro, son expresiones válidas, muy humanas, que algunas veces reflejan la impotencia y el dolor que se siente frente a una mísera condición. Sirven para desahogarse y sacar esa frustración, y hasta esa rabia que se siente dentro. También se llora de alegría. Algunas lágrimas son muestras de un pesar provocado por un genuino arrepentimiento ante Dios, pero no todas. Así que las lágrimas no siempre se derraman por la misma razón. Lo cierto es que la palabra que se ha traducido por «los que lloran» también pudiera traducirse como «los afligidos» o «los que se lamentan» (los que sufren [TLA, DHH], los tristes [BO1569, LP:EMD]) Recuerde que no importa cuál sea la razón por la que se está angustiado, una prueba, un pecado que se ha cometido, una enfermedad, etc., en cualquier caso nuestro Dios promete que Él puede cambiar esa tristeza en gozo: por un momento será su ira, pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría. DLB

¡Que el Señor Jesucristo nos regale a todos un hermoso día hoy!

Maranatha…

¡Gracia y Paz!

Adonay Rojas Ortiz
Pastor
7869853401
691 Main Street
Poughkeepsie, NY12603
Jueves 7.30 PM Estudio Bíblico
Domingos 10 AM Oración y 11 AM Celebración familiar.
https://www.facebook.com/ipulpoughkeepsie
https://www.youtube.com/channel/UCAXtuxhqjkBvw7COLuyZjRQ

ADONAY ROJAS ORTIZ
Pastor
http://adonayrojasortiz.blogspot.com

from Blogger https://ift.tt/YfW1Fpb
via IFTTT

SÍGANME

Iglesia Pentecostal Unida Latinoamericana. Poughkeepsie, NY. Jueves 14 de Julio de 2022.

¡SÍGANME!

Y les dijo: —Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.

(Mateo 4:19)

¿Qué es más costoso un pez o un ser humano?

Cuando el Señor pronunció estas sencillas palabras les estaba extendiendo, a unos expertos pescadores, una invitación a cambiar drásticamente de estilo de vida. Síganme, obedecer esta voz implicaba dejar de caminar tras lo que hasta ese momento estaban caminando. Ellos trasnochaban, se levantaban temprano, gastaban tiempo y esfuerzo, estaban invirtiendo su vida en la búsqueda de peces, esa era su razón de ser, pues eso eran, pescadores. Pero ahora escuchan «síganme», dejen de ir tras los peces y vengan tras de mí. Lo otro es consecuencia de aceptar esta invitación: «yo os haré». No los está invitando por lo que ellos son, por lo que ellos hacen, o saben, sino por lo que Él hará de ellos. No los está convocando porque ya son competentes para la misión, los está convocando para hacer de ellos ministros competentes para la labor. «pescadores de hombres» ya no serán peces lo que buscarán serán seres humanos. ¿Y sabe qué? ¡Ellos lo siguieron! ¿Cuál es tu respuesta frente a la invitación del maestro? Atrévete a seguirle. DTB.

¡Que el Señor Jesucristo nos regale a todos un hermoso día hoy!

Maranatha…

¡Gracia y Paz!

Adonay Rojas Ortiz
Pastor
7869853401
691 Main Street
Poughkeepsie, NY12603
Jueves 7.30 PM Estudio Bíblico
Domingos 10 AM Oración y 11 AM Celebración familiar.
https://www.facebook.com/ipulpoughkeepsie
https://www.youtube.com/channel/UCAXtuxhqjkBvw7COLuyZjRQ

ADONAY ROJAS ORTIZ
Pastor
http://adonayrojasortiz.blogspot.com

from Blogger https://ift.tt/vh1mHX2
via IFTTT