“¡No temas, Sión,
que no se debiliten tus manos!” Jehová está en medio de ti;
¡él es poderoso y te salvará!
Se gozará por ti con alegría,
callará de amor,
se regocijará por ti con cánticos. Sof 3.16-17